¿Cómo funciona un humidificador?

¿Cómo funciona un humidificador?

En nuestros hogares, sobre todo si tenemos hijos, es de suma importancia tener un ambiente adecuado. Esto quiere decir que la temperatura y la humedad deben mantenerse dentro de los niveles adecuados.

La importancia de tener un humidificador en nuestro hogar

Durante el invierno, cuando se utiliza la calefacción, con el aumento de la temperatura y el descenso de la humedad, aparte del aire de la casa que no se renueva, puede complicar mucho el buen estado del ambiente en tu hogar.

Para este tipo de situación existen los humidificadores, dispositivos creados para mejorar los niveles de humedad en el entorno, lo que también significa que menos microorganismos, los cuales producen infecciones respiratorias y proliferarán en el ambiente.

Asimismo, lograrás que al aire no esté tan seco, por lo que nadie en tu hogar sufrirá de irritaciones en la garganta o en su piel. Además, si alguien tiene resfriado, lo sobrellevará mejor si la humedad se encuentra en unos 40 a 60 por ciento.

¿Cómo funcionan los humidificadores?

Estos dispositivos tienen un funcionamiento bastante sencillo, dado que solo deberás conectarlos a la energía eléctrica para que funcionen, siendo su principal finalidad incrementar la humedad en la estancia donde se coloque.

Estos cuentan con un depósito de agua, el cual se evaporará. Luego ese vapor será expulsado por toda la estancia, ayudando así a mejorar la calidad del aire.

En el mercado puedes encontrar varios tipos de humidificadores, en distintos diseños y con un sistema de evaporación diferente. Sigue leyendo para que puedas descubrir en este artículo cómo funcionan de acuerdo con su tipo y así saber cuál es el que mejor se adaptar a lo que necesitas.

¿Cómo funcionan los humidificadores?

Por un lado están los humidificadores de vapor frío

El sistema de éstos funciona por medio de ultrasonidos, permitiendo que el agua del depósito se evapore de una forma muy eficiente. Debido a que no caliente, son mejores si tienes niños en la casa ya que no hay riesgo de que sufran un accidente y lleguen a quemarse.

Puedes usarlo también durante la época de verano, además de que su uso es muy sencillo. Aunque debes recordar usarlo con agua destilado, dado que evita que crezcan bacterias.

Los humidificadores de vapor frío ofrecen la ventaja de la eficacia al momento de evaporar el agua y la posibilidad de usarlo en verano, dado que no incrementa considerablemente la temperatura del entorno y en invierno es ideal si utilizas mucho la calefacción.

No obstante, la desventaja que puede tener es la necesidad de usarlo con agua destilada o de botella, para que no crezcan bacterias que terminen por ocasionar enfermedades.

Por otro lado están los humidificadores de vapor caliente

Éstos funcionan por medio de la evaporación y el uso de calor. Pueden emplearse con cualquier tipo de agua. Estos dispositivos tienen un precio mucho menor que los ya mencionados.

Sin embargo, con ellos hay que ser cuidadosos, dado que pueden alcanzar elevadas temperaturas. Esta es su principal desventaja, la posibilidad de ocasionar quemaduras por accidente, así como la capacidad de incrementar exageradamente la temperatura del ambiente.

Por último está el humidificador ionizador

Éstos funcionan creando iones negativos que exterminan los agentes contaminantes, produciendo así una humedad de mayor limpieza y más pura.

¿Por qué debes limpiarlos?

Conservar en buen estado el humidificador es de suma importancia por varios motivos, el primero es que es imprescindible limpiarlo para que su funcionamiento se mantenga en estado óptimo. Al igual que otro dispositivo, si no lo cuidas de forma correcta, la vida útil se pierde y no le sacas el máximo provecho posible.

No obstante, el motivo más importante para mantenerlo limpio es que, de no hacerlo, posibilitar el riesgo de que se propaguen las bacterias y el moho, los cuales son bastantes dañinos en el entorno.

Si no lo desinfectas y limpias correctamente, cuando dejes el agua en el depósito del dispositivo se estancará.

No solo dañará la calidad del aire de tu hogar, también respirar el vapor que está lleno de bacterias puede producir una gran variedad de síntomas muy negativos para tu salud, ya sea asma, tos, inflamación en los pulmones, fiebre alta, falta de apetito, problemas para respirar, entre otros.

En los casos más graves, es decir, cuando la exposición ha sido muy larga, se pueden formar infecciones respiratorias, cicatrices en los pulmones o bien llegar a sufrir de una patología pulmonar.

¿Qué otras consideraciones debes tener en cuenta?

Para los bebés es más recomendable la utilización de un humidificador de vapor frío. Ya que los de vapor caliente puede producirles quemaduras si está muy cercano.

Coloca el humidificador lejos de la cama, por lo menos dos metros.

No lo dejes funcionando de manera prolongada. Prográmalo de un 30% a 50% de humedad. Si las superficies del entorno se encuentran mojadas de manera continua, esto puede provocar que bacterias y moho puedan crecer, ocasionando daños a la salud de las personas.

Debes vaciarlos y limpiarlos todos los días, ya que las bacterias pueden estancarse en el agua.

Los humidificadores son excelentes herramientas para mejorar nuestro espacio, ya sea que lo coloquemos en la sala, en la cocina o nuestros dormitorios, nos ofrecerán los niveles de humedad que necesitamos para respirar, conservando así nuestra salud y la de nuestra familia en buen estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *